lunes, marzo 21, 2011

Lo que pienso.

Seamos honestas.
Si lo quisiera, lo tendría.
Si no lo pudiera tener, pues no lo puedo tener. Punto.
Si es tuyo es tuyo.
Si es tuyo, yo no lo quiero.
Si es tuyo y, aun así, lo quiero, lo tendría; a menos de que no lo pudiera tener, en todo caso, seguimos igual.
Chill. Esto no es magia.
Es mi amigo.
Es tu novio.
Y ya.
Seamos honestas.
Si sigues así, me marcharé; no porque seas feroz, sino porque soy una buena amiga… 
El problema es: con tus tácticas alejarás a las honestas, a las que no quieren problemas y sólo le abrirás camino a las verdaderas zorras (las que tomarán tu odio como un reto).

Seamos honestas.
Esto no es un poema.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya perdí la cuenta de cuántas veces he regresado para leerlo

Amaranta Guevara dijo...

Yo no pierdo la cuenta de las mujeres que me han hecho pensar esto.