miércoles, enero 09, 2013

Miedo

El lobo no está afuera de la casa; pero aun así me escondo. Me escondo porque no hay nada más que hacer. Mi alma es la de una víctima y todos mis himnos hablan de sangre. 
Me encantaría poder ser otro, poder salir a recolectar los días; pero no puedo, y algo en mí nunca podrá.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Si, las drogas q tomas. Enjaulada como bestia en tu propia mente... Liberate! Siempre has sido otra, la otra de alguien que nunca has sido tu. Tan grandota y tan miedosa!

Amapanther dijo...

Este blog no es de puras verdades, querid@ :)