miércoles, enero 12, 2011

Terrible, terrible, dulce peligro.

Terrible, terrible, dulce peligro; hoy te describí así.
Te describí así a una chica que tú también amarías,
Terrible, terrible, dulce peligro; ella igual es. 
...y luego tú que vienes a decirme que piensas en mí,
yo que te confieso que me inspiro en tus deseos.
Ya nada son bodas y pasteles.
Ya nada es calma y casualidad.  
Terrible, terrible, dulce peligro; me esperas pronto
y aunque me niego a aceptarlo, iré sonriendo;
porque Terrible, terrible, dulce peligro, te deseo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

lucky bastard

Amaranta Guevara dijo...

Digamos que me estoy haciendo mejor para la ficción... o bueno, que por lo menos he mejorado en darle finales alternos a mis días.