sábado, julio 14, 2012

Me vale madres.

Algún día te encontraré en la calle.
Será algo casual, esto no es un plan…
Bueno lo es, pero no del todo.

Te encontraré.
No sé cuál será tu reacción;
Pero sé lo que vendrá de mí:
Vendrá nada.

Para cuando, por cosas de la vida, me encuentres,
Te habré, por completo, perdonado.
Me habré, por completo, perdonado.

Nunca me volverás a tocar,
Nunca me volverás a cuestionar;
Pero aparte de eso,
No obtendrás otra reacción.

Serás otra persona más en una acera,
En un bar, en un teatro, en un cine…
en donde sea que nos encontremos.

Me vale madres lo que tenga que hacer,
Lo que sea necesario.
Ese es mi plan. Perdonarnos.
Y dejarte pasar.

1 comentario:

Japhlet Bire Attias dijo...

Que bello. Pensé y me dije algo muy muy similar hace un tiempo (pero menos elocuentemente). Una de las cosas bellas de la poesía es el poder encontrarte con sentimientos tan familiares, pero expresados de una manera tan sublime...